Etiquetas

,

La humildad con la que beben los caballos.
 
Soy el acento de tu cabello.
 
Final, recta pactando con el punto.
 
La ventana eligió el suicidio.
 
Ya no necesito de tu daño,
disfruto solo del mío.
 
No siempre que miro a los demás veo a otro.
 
Sólo el sonámbulo sabe que no lo es.
 
El caos subió a primera.
 
Prefiero no tener a perder.
 
Lo prometido es duda.
 
El sofá de los valientes / Amargord Ediciones / 2009
Anuncios